‘Trainwreck’, Amy Schumer conquista la pantalla grande


Emmanuel Báez Enero 4, 2016 0 Lectura de 4 minutes

trainwreck dest

Cuando vi por primera vez a Amy Schumer, sabía que íbamos a seguir viendo mucho más de ella, y me alegra que haya sido en forma de una comedia memorable como Trainwreck, que llega con su propia firma en el guion y el ojo del veterano Judd Apatow en la dirección. El último trabajo de Apatow fue This Is 40, una especie de spin-off de Knocked-Up que resultó bastante acertada y entretenida, aunque uno que haya seguido su filmografía puede sentirla algo agotada y repetitiva. El humor irreverente y feminista de Schumer era más que apropiado para una colaboración entre ambos, y el resultado es una de las mejores comedias del 2015.

La trama sigue a Amy, que creció creyendo que las relaciones monógamas no son realistas, y vive con relaciones casuales que no le llevan a pensar demasiado en sus propios sentimientos. Trabajando en una revista sensacionalista con el mejor nombre jamás pensado (S’nuff), recibe la tarea de entrevistar a un cirujano de atletas famosos, y lentamente se enamora de él, provocándole un conflicto interno con respecto a sus creencias y sus hábitos de pareja.

El cirujano es Aaron, interpretado por Bill Hader, con quien comparte una química notable desde los primeros minutos, algo que intentan esconder en favor de la evolución de la trama. Los intercambios entre ambos, como comediantes expertos que son, pueden llegar a ser evidentes bits de stand-up, pero la interacción es tan natural, que es difícil criticar nada. El guion de Schumer no desaprovecha momentos de humor evidente, pero efectivo, ya que luego inyecta una sorprendente humanidad a sus personajes, lo que termina haciendo de la obra una con mucho corazón.

El éxito de la película se debe a que la situación de Amy es bastante realista, y así también un giro fresco a esta clase de comedias, donde los roles suelen ser invertidos. Ella es una mujer libre, con un estilo de vida despreocupado, y cuya aspiración mayor en cuanto a relaciones es tener sexo casual sin interés posterior. Schumer es idónea para el rol, y es innegable que lo escribió pensando en ella misma en el papel principal, algo que no molesta para nada puesto que resulta ser una actriz muy capaz, más allá de los chistes y los momentos de obvio stand-up.

Más allá de eso, la película se beneficia de un sólido elenco secundario, como la camaleónica Tilda Swinton que hace de la jefa de la revista en la que trabaja Amy, y es casi irreconocible. También está la agradable Brie Larson en el papel de su hermana, cuya subtrama prueba ser un interesante punto de conflicto para ambas, agregándole más humanidad a la historia, que no se limita a ser una comedia romántica más del montón con algunos nuevos elementos inesperados, sino que toca temas relevantes que no suelen ser centro de atención de otros títulos del género.

Por supuesto, como toda obra de Apatow, o simplemente, como otras comedias de esta clase, no se puede terminar sin cameos o chistes regionales internos, algunos de los cuales funcionan y otros que no tanto. Trainwreck es un título muy sincero, que no tiene miedo de encarar una realidad negada por otras propuestas, y triunfa en hacerlo sin parecer falso. Me hubiera encantado más si tuviera menos de humor racista, que a esta altura ya parece barato, pero todo lo demás compensa, y hasta llega a conmover.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *