‘Goofy: La Película’, vacaciones de verano cargadas de paternidad y mucha música pop


Ricardo Trejo Julio 5, 2013 1 Lectura de 5 minutes

a goofy movie post

Adolescencia y verano.
Dos elementos que al combinarse, pueden producir las mejores fiestas y los mejores ratos. Incluso recuerdos. ¿Pero qué pasa cuando la paternidad se interpone en el camino? ¿Es la gran aguafiestas o significa una oportunidad de pasar tiempo de calidad?

Esa premisa la planteaba Goofy: La Película (la antecesora a Extremedamente Goofy, que también ya sacamos de El Baúl), si tu padre te pide que te vayas de viaje con él, ¿cómo lo tomarías? Y es interesante la manera en que Disney manejó la relación de Goofy y Max desde un principio, pues uno no esperaría que alguien tan despistado como Goofy resultara se un padre sobreprotector con constantes problemas con su hijo.

A parte de ser un gran entretenimiento para toda la familia, Goofy: La Película es un pequeño drama familiar acerca de un padre (¿soltero?) que intenta conectar con su hijo, aprender con él cómo es estar “en onda”, y de paso, heredarle algunas tradiciones familiares. Pero Max no lo ve así, sino como una pérdida de tiempo cuando podría estar conquistando a la chica de sus sueños: Roxanne. ¿A quién darle prioridad entonces?, pues a la chica de sus sueños. Como todo adolescente, lo que más importa es sorprender a todos y ser popular, para según así, tener más amigos. Y bueno, algunas veces funciona de esta manera, pero estamos sacrificando el otro lado de nuestros seres queridos, y ese es la familia, en este caso, Goofy, quien es todo lo que Max tiene.

¿Por qué sacar esta película de El Bául?

En primera, porque es verano y hay que estar en sintonía con la temporada. Y segundo, porque la película resulta ser una inesperada montaña rusa de emociones que combina un poco el toque mágico de Disney, “todo es posible”, y ofrece una gama de secuencias bastante memorables: el encuentro con Pie Grande, la discusión de Goofy y Max mientras caen por un gran cañón que casi termina con sus vidas, o la que es para mí la mejor de todas, aquella donde Max se disfraza de su estrella de pop favorita y roba el corazón de las chicas en la escuela. Estrella de pop que por cierto, parece ser un homenaje bastante directo a Michael Jackson, quien en esos días estaba en la plenitud de su carrera. Incluso el genial soundtrack que acompaña las secuencias musicales remite al sonido del Rey del Pop.

Pero lo que más me resulta curioso es que la cinta se toma en serio el rol que Goofy cumple como padre, alguien que realmente se preocupa por su hijo, que no quiere que termine en la silla eléctrica y de ahí toda la serie de problemas que se derivan en las vacaciones. Quiere que su hijo sea una buena persona. Tiene tanta fe en ello, que hay un momento en la película en donde Goofy le deja a Max seleccionar los destinos durante el viaje. Es como una prueba para ver qué tan bueno es Max tomando decisiones y si la confianza que se le ha depositado es digna de él. Y lo anterior contrario a la filosofía que maneja Pedro con su hijo P.J., y que constantemente recuerda a Goofy que la única manera de controlar a un adolescente es con mano firme. Goofy no quiere controlar a su hijo, sólo quiere lo mejor para él, ¿pero y Max?

Si no les convencen los estrenos de este fin de semana, busque entre sus VHS o los medios alternativos Goofy: La Película. Es un enorme regreso a los 90, desde vestuarios, música e incluso esa sensación de que estamos viendo un largometraje para el cine de Disney. Hay un tratamiento muy especial y profesional en la manera en que fue hecha esta película, que no la hace parecer un simple episodio de televisión de una hora y media. A veces se nos olvida la enorme creatividad que se ponía en animar un dibujo, en los gestos, en la personalidad, en todo aquello que hacia de un personaje memorable, tal cual sucede con Bobby, el amigo rebelde de Max, y que siempre me pregunto si el tipo está drogado durante toda la película, o si esas son las consecuencias de saturarse de queso derretido.

Los dejo pues, no con el trailer oficial, sino con mi secuencia favorita en toda la película, y que si se tiene un buen sistema de sonido, resulta imposible no pararse a bailar tanto por la genialidad del soundtrack, como por la nostalgia de revivir la década de los 90. Disfruten.



1 Comentario »

  1. Bruno Almada Comas Julio 5, 2013 a las 23:03 - Reply

    DIOSSSS ivan, como gocé este film toda mi niñezzzzzzzz entre lo mejor de los 90 toda la vida!

Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *