‘It Follows’, una conversación acerca de la vida y la muerte


Emmanuel Báez Septiembre 12, 2015 0 Lectura de 3 minutes

ifollows review

El año pasado recomendaba fuertemente The Babadook, una propuesta de terror psicológico que aprovechaba lo mejor del género para hacer una alegoría compleja de una enfermedad mental, como lo es la depresión. It Follows sigue el mismo camino, esta vez tomando como base otro horror real, el de las ETS, algo tan simple que es extraño que no se haya usado tantas veces en el cine. Si bien algunos títulos como Shivers de Cronenberg ya encararon el tema, el guionista y director David Robert Mitchell se enfoca en ello de una forma más reflexiva y memorable.

La premisa es directa y evidente. Es acerca de una chica de nombre Jay, emocionada por el término de la adolescencia y la llegada de la vida adulta, lo cual celebra saliendo con un chico al que conoció recientemente. Luego de un par de semanas, tienen relaciones sexuales en la parte de atrás del auto de él, y lo que sigue es el inicio del terror, uno desconocido, que acecha sin detenerse, de forma lenta pero decidida.

No hay ningún misterio. Una vez que ocurre… eso te sige, eso te acecha, y por más que uno pueda correr de ello y ganar tiempo, será siempre una figura en la vida de la persona que lo haya contraído, como un recordatorio perenne del horror causado por haber tomado una decisión sin estar plenamente preparado para las consecuencias. Así también, se trata de una interesante alegoría de la madurez, y de lo inexorable de la muerte, algo que Jay y sus amigos deben enfrentar por sí solos una vez que deciden que quieren ser adultos. No es por nada que casi no hay una sola figura paterna en la película, y cuando aparece algún adulto -como un oficial de policía- la cámara nunca lo enfoca.

Las únicas caras adultas son las de los personajes que sirven para el simbolismo de lo inevitable. Aquella enfermedad que se ha pegado, aquel ocaso que tarde o temprano dará lugar a la oscuridad eterna, que puede caer con parsimonia o con inesperada vehemencia. Yara, una de las amigas de Jay, es mostrada en varias ocasiones leyendo The Idiot, de Dostoyevski, especialmente pasajes que tienen que ver con la vida y la muerte.

Hay mucho debajo de la superficie de la obra, pero por sobre esto es también un thriller paranoico muy bien ejecutado, realizado en la línea de lo mejor del género de los ochenta, con una banda sonora reminiscente de obras de Carpenter, que no por nada decidió ser su propio compositor en sus mejores trabajos de terror. Disasterpeace firma acá una banda sonora igual de espantosa, que acentúa la paranoia de Jay y el siempre omnipresente terror que se cierne sobre ella y todos los que reciben la “maldición”.

Esta grandiosa conjugación logra que It Follows se sitúe como una obra imperdible del género que innova con un estilo bastante refrescante en comparación a las películas que recibimos hoy día en este apartado. Maika Monroe es una verdadera revelación luego de su fantástico papel en The Guest, y la ausencia completa de rostros conocidos en la producción ayuda a la autenticidad de la misma, así como el mensaje que no es realmente único ni absoluto, puesto que temas como el sexo, la vida, y la muerte, ofrecen mucho para hablar.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *