‘Jesus Christ Vampire Hunter’, Karate, patadas y ¡el cuerpo de Cristo!


Angélica González Octubre 1, 2012 Comments Lectura de 3 minutes

Imaginate, domingo de tarde, el peor día de la semana, cuando más te querés matar al escuchar las cigarras de la tarde anunciando que se acabó el fin de semana, ¿que voy a hacer? Fácil: Ver Jesus Christ Vampire Hunter.

¿Cómo empezar a describir una obra maestra de esta índole? La trama de la película: Jesús luchando contra vampiros.

Esta película de Lee Demarbre se estrenó en el 2001, pero bien parece ser de los ’90 aproximadamente por la ropa y la música utilizada. La historia empieza cuando unos vampiros se van de caza de lesbianas, sí, lesbianas (más adelante explica por qué las elijen) y debido a que la congregación de la Iglesia va desapareciendo cada vez más por culpa de estos, el padre Alban (Glen Jones) y el padre Avellino (Alex Godin) van en busca de una solución. Juro que yo hubiese querido hacer mi primera comunión con uno de ellos de tan de increíbles que son.

En medio de sus andanzas en pos de encontrar una solución a estos problemas, se topan con Jesús (Phil Caracas) bautizando a personas en el mar como cualquier otro día, pero pronto Jesús se ve en aprietos ya que los vampiros cazadores de lesbianas se encuentran acechando cerca, con lo que presenciamos la primera batalla contra los vampiros. En esta escena es cuando te das cuenta de la dimensión de genialidad de la película, ves a un Jesús completamente diferente del que te cuentan en clases de religión, la iglesia y demás, sabe artes marciales, les caga a patadas a todos, además de profesar amor al prójimo, obviamente.

Jesús, para llegar más a los feligreses, decide darse una transformación, es decir “modernizarse” pierde la barba, la melena, se hace piercings, y trata de encontrar una forma para vencer a los vampiros, que por cierto parecen mucho más a vampiros que los que viste en Twilight, entonces se encuentra con Mary Magnum, interpretado por Maria Moulton, que decide ir con Jesús a cazar a estos vampiros.

No quiero spoilear esta película porque sinceramente de tan mala que es, te termina gustando y decís “QUE BUENA PELÍCULA”, mucha sangre a lo mermelada de frutilla, pero lo que hace a esta película tan resaltante, es la cantidad de elementos que no te esperas ver y te sorprenden cuando aparecen en pantalla. Esto incluye un invitado súper especial de la lucha libre mexicana, un prólogo realizado por la copia de Charles Manson y la personificación de Dios en un helado de Cereza.

Musical, gore, comedia, religión, karate ¿qué más querés? Creo que me volví cristiana después de ver esa película, yo quiero un Jesús como ese en mi vida.



Comentarios