‘Avenida Cloverfield 10’, un nuevo límite para el cine antológico


Emmanuel Báez Abril 18, 2016 0 Lectura de 4 minutes

avenida cloverfield 10

Películas como Avenida Cloverfield 10 hacen que valga la pena tener que pasar por un montón de blockbusters al año. No es que las grandes producciones tengan mala intención, pero después de explosiones y destrucciones por doquier, es sencillamente agradable sentarse a dejarse llevar por uno de estos thrillers que se desarrollan en un espacio pequeño y dependen enteramente de cómo se lleven el guion, la dirección, los actores y, en casos como estos, una banda sonora que es una protagonista más de la historia, elevándola más allá de lo que el género ya ofreció anteriormente.

La trama sigue a Michelle (Mary Elizabeth Winstead), una mujer que se encuentra escapando de una relación amorosa con problemas. Durante su huida en automóvil, tiene un accidente y su auto termina volcando al costado de la ruta. Al despertar, se percata de que se encuentra en una habitación herméticamente cerrada, y allí es recibida por Howard (John Goodman), que le dice que no puede salir afuera ya que hubo un ataque que dejó el exterior inhabitable. Por supuesto, como ser pensante que es, Michelle dudará de esa premisa, pero luego de conocer a Emmet (John Galagher Jr.) e informarse mejor, irá convenciéndose de la supuesta realidad.

El director Dan Trachtenberg debuta con esta película, y no podría ser un inicio más ejemplar. Luego de hacerse conocer dirigiendo un cortometraje basado en el popular videojuego Portal, tuvo varias propuestas, aunque terminó realizando esta, que se desarrolló en el completo silencio, hasta menos de dos meses antes de estrenarse, cuando se dio a conocer el avance de la misma. Menciono esto porque se trata de una película que se beneficia bastante de la ignorancia del espectador, y el hecho de que hayan permitido un estreno con tan poca información es algo alentador viniendo de un estudio grande. No creo que suceda más veces a partir de ahora, pero es igualmente digno de aplaudir.

Tampoco es algo sumamente original. Se ha hecho muchas veces anteriormente, pero una combinación de elementos tan limitada siempre conlleva más riesgos, y el resultado acá es uno que habla demasiado bien del talento de los involucrados, empezando por John Goodman que está sencillamente increíble como Howard, representando esa obsesión latente por un apocalipsis inminente. Los preppers son personas muy peculiares, y la personalidad de Howard es errática y extraña, algo que alguien como Goodman lleva adelante sin el más mínimo indicio de incredulidad. Por otro lado, Mary Elizabeth Winstead no es por nada una de las actrices en ascenso más buscadas en los últimos años, demostrando fragilidad y determinación de manera convincente.

Lo que J.J. Abrams y la factoría Bad Robot consiguieron es un thriller inquietante que pondría orgulloso a alguien como Hitchcock, que es algo que dije también después de ver Buried con Ryan Reynolds. No es que sea imposible predecir qué sucederá a continuación, sino que por más que uno pueda adelantarse a los hechos, no puede escaparse de la sensación que provoca un título de género tan bien hecho. A pesar de las limitaciones, la trama avanza con un ritmo digerible, y la química entre Goodman, Winstead, y John Galagher Jr. que funge de elemento revelador y alivio cómico, es palpable. Al final, no parece tan obvia la conexión entre esta y la original Cloverfield, que es uno de los títulos de monstruos más buenos la última década, pero si luego deciden unirlas todas -con posibles siguientes películas- no seré quien se queje. Ya que la nueva tendencia es crear universos cinematográficos, uno antológico de esta clase no estaría nada mal.

El guion es inteligente y subyuga exitosamente al espectador con un misterio que siempre deja espacio para la duda, pero así también al miedo. No puedo dejar de mencionar a Bear McCreary, a quien vengo siguiendo desde la serie Battlestar Galactica, y acá compone una banda sonora que acompaña y ensalza el suspenso, sin la cual la película se habría sentido hecha a medias. Avenida Cloverfield 10 llega a un final que se siente un poco desconectado de todo el desarrollo, pero no es por eso menos gratificante, ya que el personaje de Michelle tiene una evolución verosímil, que hace que cualquier desenlace, por más imprevisto que sea, resulte emocionante.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *