'Escape Imposible', Schwarzenegger y Stallone en una tardía pero entretenida reunión


Emmanuel Báez Diciembre 10, 2013 0 Lectura de 5 minutes

 escape plan reseña dest

Les tomó unos 30 años juntar por primera vez a dos grandes del cine de acción durante toda una película, y dependiendo de cómo lo vean, el resultado es una gran obra de los 80 o una película del 2013 para pasar el rato. Podría decirse que Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone merecían algo mejor para una histórica reunión, pero la verdad es que ya están pasados de edad para la reunión que el cine y sus fanáticos podrían esperar, así que lo que nos queda es un thriller de acción sin mucha coherencia pero simplemente entretenida.

Escape Plan sigue a Ray Breslin (Stallone), una autoridad en el arte de escapar de prisiones de máxima seguridad, cuando recibe una oferta tan especial, que no puede rechazar debido a que es de lo más ambicioso y codicioso. Pero lo que parecía ser un trabajo más, termina siendo un infierno real del cual escapar se vuelve mucho más difícil de lo que podría haber imaginado, aunque con la ayuda de otro prisionero de apellido Rottmayer (Schwarzenegger) encontrará la forma.

No es que importe mucho realmente de qué va la trama porque se vuelve una distracción pensar en eso cuando ambos están en pantalla conversando y planeando el escape, lo cual sucede mucho más de lo que hay acción o alguna clase de tensión mínima en la historia. Básicamente, podrían haber puesto a los dos hablando sandeces, con algunos tipos malos apareciendo de cualquier lado cada diez minutos, y hubiera sido igual de entretenido, porque a pesar de todo, se trata de Stallone y Schwarzenegger en la pantalla juntos a solas por primera vez, y es un evento que necesita una atención especial.

Aún así, es innegable que de los dos, es Stallone el que sigue en forma para las secuencias de acción. Su último trabajo en solitario fue Bullet to the Head, y ahí demostró que realmente sigue pudiendo enfrentarse a una fuerza más joven sin parecer tan viejo. No importa que sea la magia de la edición lo que lo ayude a verse tan genial aún, porque a pesar de todo es su energía lo que sigue estando en pantalla. Por otro lado, Schwarzenegger protagonizó The Last Stand, haciendo de un sheriff pasado de edad, y así mismo es como se lo vio, sin más vigor que para un par de escenas donde se evidencia dicho problema.

Pero en Escape Plan, no es solo ellos dando golpes y patadas, sino intentando actuar, lo cual es mucho decir y con lo cual realmente no puedo tener problemas. No es que el guion exija de más de ellos tampoco, así que sería ridículo esperar más de una reunión de dos estrellas del cine de acción. Y cuando hay acción, todo se pone entretenido. Stallone demuestra que todavía tiene mucho que dar, y Schwarzenegger tiene lo que de ahora en más llamaré en cualquier película “el momento Schwarzenegger“, con su personaje desprendiendo una ametralladora calibre .50 de un helicóptero y manejándolo con la fuerza de sus brazos. Con cámara lenta previa incluida para provocar el inevitable asombro de agradecimiento por tan brillante regalo cinéfilo.

Hay un villano, claro, interpretado por Jim Caviezel, que es puro falso ingenio y nada más. Un típico villano que tiene un hobby raro y cuya mayor arma es su mirada y una mueca de burla cuando aprieta botones y toma decisiones detrás de un monitor. Y a Caviezel le va bastante bien eso y a la película también, que necesita un poco de inteligencia para compensar tanto despliegue de testosterona y actuaciones acartonadas por parte de sus protagonistas principales.

A pesar de tener un guion decente, la película podría haberse beneficiado mucho más con algunos cortes, en especial una subtrama que tiene que ver con los compañeros o empleados de Breslin, donde resalta la actuación de 50 Cent. Y cuando digo resalta, digo apesta horriblemente y dan ganas de que, por más secundario que sea, su personaje muera de alguna forma gratuita y memorable. Lastimosamente, no ocurre nunca, y cada tanto aparece con una actitud nerd agresiva inverosímil que provoca arcadas.

Dentro de todo, Escape Plan un espectáculo mínimo donde dos íconos nos recuerdan por qué el cine de acción de los 80 es algo que vale la pena revisar cada tanto. De por sí, el guion de la película pertenece a esa década, aunque cuenta con una ambición de cine de acción de los 90, cuando los títulos querían parecer más inteligentes con el agregado de elementos informáticos realmente disparatados. Esto parece haberse hecho por el simple hecho de tener a los dos juntos antes de que necesitasen silla de ruedas, y el fruto es un producto enlatado que se disfruta sin mayor esfuerzo.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *