‘Interestelar’, grandiosa como el espacio mismo


Emmanuel Báez Noviembre 8, 2014 0 Lectura de 4 minutes

interstellar reseña dest

No sé si la ciencia de Interstellar tiene algún grado de veracidad, pero creo que eso sería un problema solo si la película no cumple con lo que promete. Hace un par de semanas hablaba de Lucy, un título que se pierde tanto en su propio absurdo que es imposible tomarla en serio, a pesar de que el propio Luc Besson admite que está consciente de la falacia de su premisa. Sin embargo, aunque uno quiera olvidar dicho problema, la película en sí resulta ridícula hasta el cansancio.

Interstellar, por otro lado, es el amor a los viajes interestelares, y aunque hay mucha charla científica en el guion, es fácil aceptar el desarrollo y cualquier explicación descarada porque Christopher Nolan logra que se sienta real. Es como si hubiese realizado la película imaginando alguna futura dramatización de eventos reales, que mezclan algo de ficción histórica con el género documental, acerca de cómo el hombre finalmente conquistó las estrellas y evolucionó más allá de la imaginación actual.

La historia sigue a Cooper (Matthew McConaughey), un astronauta retirado que intenta mantener a su familia en un futuro desolador, cuando el planeta sufre cambios climáticos secos que llegan a someter al mundo en una hambruna mortal. La falta de comida es el máximo problema de la Tierra, y la esperanza resurge cuando Cooper es seleccionado para ser miembro de un equipo que viajará a través de un agujero de gusano a otra galaxia, con la intención de encontrar planetas habitables.

El drama familiar es la base de esta odisea espacial, ya que Cooper debe abandonar a sus dos hijos para emprender el viaje, el cual por obra y gracia de las leyes de la Física, lo mantiene casi con la misma edad cuando para los humanos que habitan la Tierra, han pasado décadas. A través de la relación entre Cooper y su hija Murph (Jessica Chastain) se deja ver la moraleja detrás de una historia plagada de explicaciones científicas y grandes secuencias que deleitan la imaginación, aunque creo que para muchos no convencerá el hecho de que una película como esta termine hablando acerca del amor, y como es la única fuerza que va más allá del tiempo y el espacio.

Nolan se ganó el respeto de muchos, en especial actores como Michael CaineAnne Hathaway, que vuelven a colaborar con él como padre a hija al frente de la misión del Endurance, la astronave que llevará al equipo a través del agujero de gusano. Pero podría decirse que tanto respeto ha llevado al director a perderse un tanto en un egocentrismo evidente, que lo lleva a realizar una obra que raya las tres horas, aunque podría haber llegado a conquistar con media hora menos, dejando algunas explicaciones en el tintero.

Hay ideas nuevas cada diez minutos en Interstellar, y no tiempo suficiente como para profundizar en cada una de ellas, o tiempo para conocer un poco más a los miembros del viaje, de los cuales solo importa Cooper por su conexión con Murph. Los demás, buenos actores, se quedan blandos en un desarrollo que solo los favorece hasta que salen de pantalla. Hay inclusive un nuevo tipo de robots militares novedosos para un cine de ciencia ficción, y tienen una configuración de humor ajustada al 90%. La grandiosidad de la obra llega al mismo nivel, interrumpido por problemas que son finitos en la infinidad del espacio.

Se habló mucho de 2001: A Space Odyssey durante la promoción de la película, y es cierto que ciertas secuencias podrían considerarse homenaje a la obra máxima de Kubrick, en especial en último tramo de la película, que ya se balancea entre ciencia ficción y ciencia-fantasía, aunque el resultado sigue siendo maravilloso y las ideas visuales consiguen provocar el intelecto para un debate posterior. Definitivamente no es una película para muchos, pero no se pueden negar sus logros técnicos y narrativos, aun si no les interesa sus desvaríos filosóficos.

Con fascinantes escenarios, una edición de sonido realista, y una fotografía subyugante que hace que cada plano espacial sea realmente impresionante, Interstellar puede ser algo histórico. El tiempo decidirá si perdurará en la memoria colectiva, pero en el presente inmediato, es una travesía sin igual.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *