‘Lectura Según Justino’, telenovela de época para el olvido


Emmanuel Báez Mayo 15, 2013 4 Lectura de 4 minutes

lectura post

El famoso actor Arnaldo André debuta como director con una historia ambientada en la ciudad de San Bernardino en los años 50, que se centra en un adolescente llamado Justino y sus vivencias y vicisitudes intentando lidiar con la muerte de su padre, los primeros amores y descubrimientos que están más allá de su comprensión. Una co-producción que logra aprovechar bastante bien las ventajas técnicas, retratando una época mayormente desconocida en el audiovisual nacional, mediante una hermosa fotografía que realza las labores visuales bien trabajadas.

La película empieza bien aunque anticipando su narrativa de telenovela. La actriz Lali González corre desesperadamente a buscar a su hermano menor, Justino, y con un intercambio de miradas, estos saben que hay noticias negras esperando al volver a casa. El padre de ambos, el sastre de la ciudad, acaba de fallecer, y con eso cambia la vida de todos, pero más aún del adolescente que recién comienza a experimentar con los periplos de una nueva etapa de vida. Diego González interpreta al personaje titular y se aplaude honestamente el atrevimiento de poner a un actor debutante al frente de la historia, mas la intención no es suficiente para aplacar el hecho de que no está preparado para llevarla a cuestas y eso se evidencia en los primeros planos que ponen al descubierto su inexperiencia.

Afortunadamente la película continúa y se divide en un par de tramas que  involucran amor en dos edades. Justino experimentándolo por primera vez y su maestra de alemán, interpretada por la actriz Julieta CardinaliLa misma comienza una relación entre cartas con un exoficial nazi escondido en San Bernardino, interpretado por el argentino Mike Amigorena, y por momentos parece que hay algo más que una simple excusa para seguirles el rastro con interés, lo que se va desvaneciendo sin mucha fuerza por la simple falta de enfoque. Se aprovecha la situación y la época para hacer algunos comentarios socio-políticos pero de forma insustancial, casi anecdóticamente, y el resultado es un retrato bastante simple de lo que podría haber sido un drama intenso y memorable.

El guion, escrito por el propio Arnaldo André y Gustavo Cabaña, intenta sazonar el suave drama costumbrista con algo de humor inocente, pero es en estos puntos donde más se nota la influencia de la trayectoria televisiva del cineasta, que corta situaciones agudas con alivios cómicos como si de un bloque de novela se tratara, y coloca revelaciones que deberían ser intensas entre escenas sin peso ni cohesión, provocando una completa falta de sorpresa o ansiedad ante el desenlace. Algunos personajes entran y salen de la pantalla de forma muy evidente y otros hacen lo que pueden con sus diálogos que poco aportan al todo.

Lectura Según Justino se ve bien y no se puede dejar de apreciar el valor de producción detallado en el vestuario de época, los elementos educativos de los colegios, los guardapolvos de antes, las viejas radios, periódicos y autobuses, y una ambientación general que es fácil de creer. Una fotografía lavada por momentos hermosa, por momentos encomiable, más aún en secuencias nocturnas donde una luna romántica posa en el cielo, ayudan a que la película, dentro de todo, se deje ver. Así también la banda sonora compuesta por Derlis González, bien paraguaya y a veces correctamente nostálgica.

A pesar de eso y como muchos otros esfuerzos, Lectura Según Justino es un relato a medias de todos los temas que intenta tocar, y no pasa jamás de la pincelada superficial a los conflictos y misterios interesantes que se quedan en el aire, que son varios y tienen potencial en papel. Nada original que no se haya visto antes, pero hay una sinceridad humilde que hace de la obra un fallo sentido y no un rotundo fracaso.



4 Comentarios »

  1. Niqo Martinez Mayo 16, 2013 a las 22:30 - Reply

    Fuiste generoso dandole dos estrellas.

  2. Nati Cá Mayo 19, 2013 a las 2:43 - Reply

    después de (creo) 4 años vuelvo a leer una crítica tuya. Y debo confesar que estoy sorprendida. No vi la película, así que no me interesa comentar sobre eso. Pero sí puedo hablar que es grato leer que hayas dejado la petulancia de lado. Bravo

  3. Ricardo Mayo 19, 2013 a las 21:34 - Reply

    Parece que algo te gustó. Quizás el potencial del filme, que comparto contigo que se queda en el papel. De alguna manera pareces mas sólido en la crítica, mas diplomatico y mas maduro. No hay más ese ataque frontal y despiadado, y sin embargo desnudas a la novia. Me gustó mucho el final que resume el tono de toda la crítica.

  4. Lorena Junio 19, 2013 a las 16:09 - Reply

    Da para un continuará cerrando historias, muy cine argentino nomas…me quedo con las pocas producciones de maneglia shembori!

Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *