‘Los Boxtrolls’, stop-motion con humor e inteligencia


Emmanuel Báez Diciembre 4, 2014 0 Lectura de 4 minutes

boxtrolls reseña dest

No creí que sería posible, pero los de Laika se siguen superando con una gran historia de animación stop-motion en The Boxtrolls, una película de pocos diálogos pero muchas emociones, y por sobre todas las cosas, muchos mensaje progresistas, que siguen siendo una marca importante de un estudio comprometido a alejarse de la inocencia de Disney para llevar a los niños una realidad digerible. No sé si sea mejor que ParaNorman, que de por sí era una gran historia que merecía cada aplauso, pero sí es un tierno relato acerca de los prejuicios, con personajes pintorescos y giros fuera de lo convencional.

Es acerca de un pueblo muy conservador que sufre de una inusual plaga, unos pequeños trolls que viven bajo las calles y salen por las noches a causar problemas, aunque la verdad es que dichas criaturas son muy amistosas y por lo tanto, incomprendidas. En un lugar donde las autoridades están obsesionadas con el queso, un infame exterminador se encargará de eliminar la plaga a cambio de formar parte de la élite que gobierna sin mucha atención. Y lo hará, aunque tenga que deshacerse de un niño que creció con estos adorables trolls.

Gran parte de la película vemos a los boxtrolls sobreviviendo bajo las cañerías del pueblo, inventando cosas, trabajando como una comunidad sin la más mínima intención de causar daño a nadie, y aún cuando comienzan a desparecer bajo las garras del exterminador, continúan sus sencillas vidas sin alarmarse. Sin embargo, el miedo los domina, ya que no conocen nada más aparte de esa sincera ingenuidad que los caracteriza, a pesar de que los habitantes de arriba los desprecian por ignorancia.

Es una trama que destila injusticia, y mezclando con la empatía que generan, es difícil no sentirse indignados con tanto prejuicio. La estupenda animación de Laika una vez más consigue que las creaciones sean auténticas y muy realistas, en el sentido que llegan a suscitar emociones que se sienten dignas de tal creación. Es una estética mucho más elegante que los previos trabajos del estudio, pero el estilo es fascinante y detallista como siempre, siendo un escalón más arriba en las geniales producciones que realizaron hasta ahora.

El guion está repleto de un humor agudo, quizás nada infantil, aunque la historia se mantiene digerible para que los más chicos puedan disfrutarla. Así también es una propuesta que quiere reivindicar la inteligencia de los niños, dentro y fuera de la película. La misma sigue a dos niños que intentan convencer a los adultos acerca de la bondad de los boxtrolls, pero estos son indiferentes hasta el último minuto. Los temas que tocan tienen un acercamiento maduro, pero evidentemente apuntando a un público infantil, ya que hablan de la muerte o las injusticias como algo real, sin esconderla detrás de ninguna magia.

Y no está de más aplaudirlos por agregar elementos progresistas, como un personaje travestido que no es un mero secundario. No recuerdo que una película de animación haya incluido a un personaje así anteriormente, y aunque lo haya hecho, me parece algo loable. Vale recordar que uno de los secundarios de ParaNorman se revela como gay al final de la película, y no le dan tanta importancia porque realmente no es algo digno de alarde, pero como dije, no está de más aplaudirlo.

En inglés, la obra cuenta con las voces de Elle Fanning, Simon Pegg, Nick Frost, Ben Kingsley, y otros grandes, que tienen mucha presencia vocal. En español, mucho del humor se pierde, así que si tienen oportunidad de revisarla, háganlo en su idioma original. The Boxtrolls es un hermoso relato, que destaca por su sencillez y contención, y un nuevo gran logro para Laika Studios, que espero sigan en la buena racha de darle una gran imagen a la animación stop-motion.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *