‘The Other Woman’, mujeres con un poco de poder


Emmanuel Báez Mayo 22, 2014 0 Lectura de 4 minutes

 the other woman dest

Hay algunos momentos muy interesantes en The Other Woman que creo que solo alguien como Nick Casavettes podría haber filmado. Cuando el personaje de Leslie Mann descubre que su esposo la engaña hace tiempo, hay una escena donde se la ve haciendo las compras como cualquier otro día, excepto que esta vez aún está procesando la información, y todo a su alrededor es extraño, en especial las mujeres y las parejas felices. Observa a las demás como si fueran criaturas raras, y parece que el día pasa más lentamente, hasta que finalmente despierta y sigue con las compras.

Después de eso está el humor que podríamos esperar de una comedia firmada por prácticamente cualquier director que no sepa hacer algo personal, y quizás por eso The Other Woman es algo decente, porque tiene la firma de Casavettes que al menos firma algunos momentos llamativos que sobresalen en lo que de otra manera es una simple comedia fácil de olvidar. Cameron Diaz interpreta a Carly, una exitosa abogada que está saliendo con Mark, un exitoso hombre de negocios, y todo parece indicar que se trata de la primera relación seria que tiene en años, y aunque ella no quiere ilusionarse, termina cayendo más por él, hasta que descubre que se trata de un hombre casado.

Lo bueno es que no hay ningún intento de engaño en la película, y ya desde el principio vemos a Mark con Carly y luego con su esposa, Kate, invitando a hacer una comparación entre ambas relaciones para crear expectativas. Pero cuando todo el infierno se desata -cuando las mujeres se conocen y arranca una especie de repetitiva burla y humillación hacia la esposa-, la película se divide entre situaciones simpáticas y situaciones que podrían llegar a ser muy reflexivas, de no ser porque se trata nuevamente de mujeres que siguen hablando de hombres (o DEL hombre, en este caso), y realmente no hay un momento donde se consideren a sí mismas como personas independientes de sus ataduras sentimentales y emocionales.

Aún así, llegan a ser divertidas, probablemente porque la esposa es Leslie Mann, que es una gran comediante, aún cuando tiene algo simplemente decente entre manos, a veces elevando el valor de la obra más allá de lo real. Además, no creo que alguien en su sano juicio quiera atreverse a negar que, a pesar de la edad, Diaz sigue deslumbrando y ostentando una belleza que no se desvanece y logra dibujarse hasta con incorruptible gracia en esa sonrisa que se ganó la pantalla en su debut en The Mask junto a Jim Carrey. Son veinte años desde esa aparición, y se nota que es una actriz que acepta y muestra su edad sin vergüenza alguna, con lo cual es bastante fácil que resulte muy agradable de verla aunque sea un rato.

El hombre en cuestión es Mark, interpretado por Nikolaj Coster-Waldau, probablemente muy conocido gracias a su papel de Jaime Lannister en Game of Thrones. Sin duda alguna un rol que le va muy bien, aunque tampoco exige mucho de él, pero sí sugiere que se trata de alguien que tiene mucho que ofrecer en la pantalla grande.

Y luego está la modelo Kate Upton, que hace de la tercera amante descubierta que termina uniéndose al grupo. En una escena hacen una broma con respecto a su papel en el grupo, cuando las otras dos están repartiéndose roles una vez que deciden vengarse de Mark, diciendo que ya descubrirán qué es lo que ella puede hacer para ayudar. Lo tomé como debería tomarlo cualquiera: como una autoparodia involuntaria, que sin embargo queda bien, porque en ningún momento durante la película -ni antes ni después- aclaran quién es ella, a qué se dedica, o realmente cómo puede aportar al equipo.

Si ya vieron algunos de los trabajos previos de Casavettes, sabrán que la comedia no es su fuerte, mientras que los dramas románticos como The Notebook o los dramas familiares como John Q suelen salirle mejor. The Other Woman es una comedia para el rato, aunque es una oportunidad perdida de empoderamiento femenino que podría haber significado algo, teniendo en cuenta que a pesar de todos los avances sociales, seguimos en una era con pocas protagonistas mujeres en producciones bien comerciales. Esta tiene un trío encantador, solo deseo que hubieran ido más allá de lo que hicieron: una comedia entretenida y nada más.



Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *