‘Yo Antes de Tí’, un romance para olvidar


Emmanuel Báez Junio 27, 2016 2 Lectura de 5 minutes

me before you

Leí de pasada que algunos grupos de personas con discapacidades rechazaron la película Yo Antes de Ti por el final de la historia, en la que un hombre de 31 años con paraplejia tras un accidente, decide que su vida es una carga para los demás, y toma la decisión de la eutanasia porque simplemente no quiere seguir viviendo de esa forma. La naturaleza de los reclamos parece ser que dicho retrato de una persona con discapacidad proyecta una imagen desesperanzadora que no ayuda a la lucha de millones de personas que están en situaciones similares. Entiendo eso, y está bien, pero luego me puse a pensar en algo que muchos no quieren pensar: no importa qué tan brillante sea el concepto de vida de algunos, no se puede obligar a alguien a apreciar todo luego de tragedias que cambian la vida.

Uno sí puede hacer todo el intento del mundo, y ser una persona decente y no rendirse tratando de animar a alguien que haya pasado por algo así. Quizás funcione, y la vida retome sus colores más optimistas, pero la realidad es que no siempre funciona, y siempre y cuando no haya situaciones de las cuales uno se arrepienta profundamente -como no haber ayudado a alguien que podría haber necesitado la ayuda de uno- creo que todo eso está bien. Es una de las cosas en las que me quedé pensando luego de haber visto la película. Otra cosa que pensé es que la película ni siquiera es tan buena como para merecer ninguna clase de repudio por parte de ningún grupo, así que realmente no vale la pena ahondar en eso.

Es una más de esas historias que apuntan directamente a conmover, y más allá de la buena química entre Emilia Clarke y Sam Claflin, creo que la historia no es lo suficientemente interesante como para cualquier tipo de debate social de ninguna clase. La directora Thea Sharrock toma el guion escrito por la novelista Jojo Moyes, que adapta su propia obra homónima y lo convierte en el melodrama del año. La trama sigue a una chica de apariencia extrovertida, pero sin muchos logros aparentes, que vive en un pequeño pueblo con una familia que está atravesando momentos laborales difíciles. Ninguno de sus padres trabaja, y la casa prácticamente se mantiene con el ingreso de su hermana, que tiene muchos deseos de marcharse. Luego de intentar varios nuevos puestos de trabajo, se atreve a cuidar a un hombre parapléjico, con el que iniciará una inusual relación.

La película toca todos los puntos cliché que debe tocar para enternecer sin profundizar jamás. Está bastante contenta con su propio estado genérico porque todo su encanto se basa en la relación que se va formando entre ambos protagonistas, y se sostiene de eso hasta el final. Clarke, que es conocida por su papel en la serie Game of Thrones, hace todo lo posible por separarse de su personaje en esa serie ostentando una personalidad peculiar que la pone en aprietos constantes. Ella es despierta, pero holgazana, viste prendas coloridas y sus expresiones son casi caricaturescas, lo cual es simpático y agradable la mayor parte del tiempo. Digámosle que, al menos, se esfuerza mucho más acá de lo que se la vio comprometida en Terminator: Génesis con el papel de Sarah Connor, y eso ya es mucho decir.

Claflin, por el otro lado, es un actor que tiene todo el potencial de ser algo más que un galán, pero se está conformando con eso por ahora. Hasta en Los Juegos del Hambre tenía una presencia más elegante que luchadora, y en esta película se limita a mover las cejas y lucir gruñón o sonreír. Para tratarse de un personaje que solamente puede mover la cabeza, quizás alguien que transmita más con tan poco hubiera sido una mejor elección, en vez de alguien que simplemente se ve bien. Quizás sea injusto, pero recientemente me puse a ver la comedia dramática francesa Intouchables, que es justamente un ejemplo claro de alguien que se mete de lleno en el personaje, con todas las limitaciones que tiene, tratándose de una historia similar.

Yo Antes de Ti, así como es, no tiene nada fundamentalmente malo. El problema es que es predecible a más no poder, y su obvia intención de hacer llorar no está acompañada de suficientes cualidades como para que logre su objetivo. Es un momento agradable en el cine que, por fortuna, no se extiende más de lo necesario y ni invita a discutir de más sobre ella luego de terminar la película. Resulta, al final del romance, tan graciosa y seductora como fácil de olvidar.



2 Comentarios »

  1. Diego Bao Junio 27, 2016 a las 19:41 - Reply

    Excelente reseña! el único detalle es que en dos oportunidades indicas que el es “paraplejico”…siendo lo correcto “cuadriplejico”…aparte de eso…Excelente reseña!

    • Emmanuel Báez Junio 27, 2016 a las 22:14 - Reply

      En la película utilizan el término “parapléjico”. En ningún momento se refieren a él como “cuadripléjico”. Además, tiene movilidad en la mano derecha. No sé si en la novela es diferente.

Dejanos tu comentario »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *