‘Alicia en el País de las Maravillas’, nada maravilloso


Emmanuel Báez Marzo 7, 2010 0 Lectura de 4 minutes

alice in wonderland

Alicia (Mia Wasikowska), una joven de 19 años, asiste a una fiesta en una mansión victoriana, donde descubre que está a punto de recibir una propuesta de matrimonio frente a un montón de gente estirada de la alta sociedad. Alicia entonces se escapa, corriendo tras un conejo blanco, entra a un agujero tras él… y acaba en el país de las Maravillas, un lugar que visitó hace 10 años, pero el cual no recuerda. El país de las Maravillas era un reino pacífico hasta que la Reina Roja (Helena Bonham Carter) derrocó a su hermana, la Reina Blanca (Anne Hathaway). Las criaturas del país de las maravillas, listos para la revuelta, esperan que Alicia les ayude, y éstas a su vez le ayudarán a recordar su primera visita al mágico reino… Basada en el popular libro de Lewis Carroll, ambientada diez años después de los eventos contados en el mismo.

Díganme si el Marketing no es una de las materias más fascinantes que existen. Yo no estudiaría la carrera ya que no considero que tengo suficiente creatividad, pero al ver como los del Departamento de Marketing de una compañía productora tan grande como Disney logran posicionar tan maravillosamente una película en las cabezas del público antes del estreno me resulta fascinante, aún a pesar de que la propia película tenga de maravilloso lo que yo tengo de creativo: insuficiente. Expectativa, esa maldita traidora, termina riéndose de vos a tus espaldas, mientras ve que tus deseos de que algo resulte inolvidable, se vuelven en el lamentable visionado de algo prosaico y mediocre.

Tim Burton sin duda ha quedado en la mente de muchos con el correr de los años, pero es hora de que encuentre nuevas amistades y haga una seria revisión de sus ideas y gustos narrativos, o al menos que mejore sus lecturas de guiones porque si un guión está podrido, se necesita mucho para compensarlo. Afortunadamente, en el artificialismo visual casi pornográfico de Alicia en el País de las Maravillas se encuentra su única salvación y compensación, como es de esperarse del Tim Burton más inspirado, con despliegues entretenidos de surrealismo, aunque desaprovechado, igual adorable.

Aún así es insuficiente como para resultar medianamente memorable, pues la película carece completamente de magia y corazón, y toda su sobrecargada fantasía no encuentra apoyo en la pobre profunidad de sus personajes y su penosa calidad narrativa. El problema con Alicia, en comparación con trabajos similares como Avatar, es que se espera que no solamente sorprenda en su apartado visual, sino que asombre también por su forma de contar el viaje de su protagonista, después de todo, está basado en uno de los libros más famosos de la historia, y transformar sus delicados y fantásticos tratados surrealistas en una película infantil con demasiada pretención es un camino sin salida. Y la falla no está para nada en que se trate de una historia infantil, sino que ese sea su mayor logro, inclusive la versión animada de 1951 tiene mucha más fuerza detrás de sus sutiles trazados caricaturescos.

Aún me siento indeciso con respecto a algunas cosas, como Mia Wasikowska en el papel de Alice, y no sé bien si sentirme atraído o indiferente. Johny Depp.. bueno, es Johny Depp, repetitivo y algo cansino, que por más que le salga genial El Sombrerero Loco, no innova ni sorprende, y ¿de qué se trataba esa relación cariñosa entre el Sombrero y Alicia? Completamente innecesaria y confusa, al igual que varias escenas de la propia película donde uno simplemente no entiende que está ocurriendo.  Helena Bonham Carter, vale la pena, cada cuadro, sin exagerar. Y el final, tan extenso, embrollado e inesperado (y no en el buen sentido) que hace que la canción de Avril Lavigne de los créditos sea soportable.

Entre Helena, y algunas dosis de buen humor inteligente dispersas entre escenas incomprensibles, Alicia en el País de las Maravillas funciona efímeramente, entretiene visualmente y luego será olvidada rápidamente.