Diez películas imprescindibles para ver en el Día del Niño


Kike Sosa Agosto 16, 2013 0 Lectura de 9 minutes

niños header

Los niños en el cine son un asunto delicado. En las manos de un guionista con talento y un buen director, sin mencionar un actor capaz de hacerlo sentir real, un personaje infantil es una valiosa parte de una película, un vehículo para el humor o la tensión, un personaje por el que el público puede preocuparse verdaderamente. En las manos equivocadas puede ser Anakin Skywalker.

Como ya estamos en el Día del Niño, parece adecuado repasar una decena de obras de ayer y hoy que capturan la verdadera esencia de la niñez, permitiéndonos ver el mundo desde la perspectiva de descubrimiento y maravilla que alguna ve tuvimos y nunca deberíamos perder del todo; o simplemente películas que nos dieron niños cinematográficos memorables.

001

EL NIÑO Y EL VAGABUNDO

¿Qué mejor que pasar el Día del Niño con una película que precisamente se llama El Niño? Si sos una de esas personas que jamás tuvo oportunidad de ver esta obra maestra de 92 años de edad de Charlie Chaplin, digamos que tenés un poco de actualización pendiente. Pero te cuento algo: esta película en que el popular personaje de Charlot que Chaplin popularizó acaba adoptando a un niño abandonado puede encontrarse sin problemas en YouTube. Literalmente por el mismo tiempo de búsqueda que te tomaría ser la reproducción número mil millones setecientos no-sé-cuántos-mil de “Gangnam Style”, podés experimentar las risas, las lágrimas y esa persecución que tanto le gustaba al soldado Fredrick Zoller.

EL NIÑO Y EL EXTRATERRESTRE

Pocas cosas vienen tan bien juntas como la niñez y Steven Spielberg. Hablando personalmente, todavía no me encontré con un momento cinematográfico que capture la expresión “la magia del cine” más perfectamente que la aparición del primer braquiosaurio en Parque Jurásico. Pero claro que para 1993 el tipo ya era una autoridad en el campo de hacer volar la imaginación de millones. Un año después de que mostrar las gloriosas aventuras de un arqueólogo que recorría el mundo golpeando nazis, Spielberg estrenó E.T., una historia en la que un niño alberga a un alienígena varado en la Tierra. Me es difícil admitirlo -después de todo, escribir es lo que hago para vivir-, pero sinceramente no sé qué decir que pueda hacer justicia al nivel en que esta película captura esa sensación de ver el mundo como algo maravilloso y mágico que a Spielberg le salía tan natural. Si tenés un hijo o un hermano pequeño, deberías sentarte con él y mostrarle esta película, nada más que agregar.

003

EL NIÑO Y EL ARQUEÓLOGO

Hablando de niños y Spielberg, ese arqueólogo golpea-nazis que mencioné antes (puede que lo conozcas como Indiana Jones) tuvo como compañero a un niño en su segunda película, El Templo de la Perdición. Y no era molesto ni innecesario, lo que por sí solo ya es un gran logro; muchos guionistas incluyen niños en sus historias sólo como un modo sencillo de lograr drama y tensión poniéndolos en peligro, muchas veces haciéndolos tontos o imprudentes para justificar ese peligro. “Short Round” era todo lo contrario: era una ayuda más que una carga, tenía gran química con Indy e incluso era su igual a la hora de jugar a las cartas. Hay una palabra para resumir todo eso: genial.

004

EL NIÑO Y LOS FANTASMAS

El hombre que en 2010 rompería mi corazón con The Last Airbender –responde al nombre de M. Night Shyamalan- saltaba a la fama en 1999 con Sexto Sentido, en la que un Haley Joel Osment de por entonces apenas 11 años daba una desgarradora interpretación como Cole, un niño atormentado por su habilidad de ver “gente muerta”, que recibe la ayuda de un psicólogo (Bruce Willis) que busca la redención. Nada de “la niñez es maravillosa” aquí, esta es la odisea por salvar a un niño de una vida de depresión y aislamiento social… pero Osment, Willis y Shyamalan hacen un trabajo tan bueno. Si tenés un hijo o hermano que de alguna forma llegó a una edad en la que no va a quedar traumado por los fantasmas y además jamás escuchó hablar del giro sorpresa al final de esta película, es tu deber cívico mostrársela.

005

EL NIÑO Y EL ROBOT

Nadie fue a ver esta maldita maravilla del séptimo arte cuando estuvo en cines allá por 1999, y eso es lamentable, porque lo que tenemos aquí es The Iron Giant: pura magia animada mezclada con un argumento de ciencia ficción clásica, todo envuelto en un paquete de ambientación de los años ’50 y la Guerra Fría, y firmado por Brad Bird, ese señor que desde esta película y pasando por Los Increíbles, Ratatouille y la cuarta Misión Imposible todavía no nos falló. Hogarth es un niño de un pueblo en Michigan que encuentra a un extraterrestre amistoso, premisa es más o menos parecida a la de E.T.… si es que E.T. fuera un gigantesco ser de hierro devorador de metal, armado con láseres y con la voz electrónicamente retocada de Vin Diesel. Si logra usted que no se le escape una lágrima con esa escena de Superman…, es más fuerte que yo… o dejó su alma olvidada en algún lado.

006

EL NIÑO ROBOT

Una más de Spielberg. Inteligencia Artificial es el proyecto que Spielberg se hallaba desarrollando con nada menos que Stanley Kubrick, pero que tuvo que filmar solo luego de que el director de 2001 muriera en 1999. Se trata básicamente de “Pinocho en el futuro”: una familia que parece haber perdido a su hijo adopta un androide altamente sofisticado diseñado como un niño y con la capacidad de amar, separado de su amada “madre”, el robot David (Haley Joel Osment… sí, él otra vez) busca al hada madrina del cuento de “Pinocho” para que lo convierta en un niño real y así poder volver con su familia. Amo esta película, desde las actuaciones de Osment y Monica Potter hasta el impresionante mundo que Spielberg plasma en pantalla, lleno de personajes interesantes (“Gigolo Joe, what do you know?”) y ese final que muchos encontraron polémico y decepcionante… a mí me pareció al mismo tiempo conmovedor, valiente y un poco atemorizante.

007

EL NIÑO MAGO

Harry Potter y la Cámara Secreta no es la mejor de las ocho películas sobre el mago creado por J.K. Rowling, ni de lejos, pero la temática acá es el Día del Niño, y personalmente dejé de ver a Harry, Ron y Hermione como “niños” desde El Prisionero de Azkaban… así que La Cámara Secreta. Con Chris Columbus (con experiencia filmando historias de niños excepcionales) de vuelta en la dirección, esta película fue una versión mejorada de La Piedra Filosofal: mejores efectos especiales, un trío protagonista más cómodo en sus papeles y más de esa sensación de descubrimiento y maravilla, con un Harry que ya sabía del mundo mágico pero se veía sorprendido por autos voladores, desapariciones de huesos y serpientes gigantes.

008

LA NIÑA DE LA BAÑERA

Bestias del Sur Salvaje, el hipnotizante filme independiente que nos tomó a todos por sorpresa el año pasado con su singular historia de una comunidad aislada en el sur de los Estados Unidos, rodeada de agua y misticismo, pero principalmente con la poderosa presentación de la inmensamente talentosa Quvenzhané Wallis como Hushpuppy, un personaje que sin dejar de ser vulnerable como la niña pequeña que es, fue al mismo tiempo uno de los personajes más fuertes y determinados del año. Lo que tenemos aquí es un filme atípico y surreal, a la vez que inolvidable.

????????????????????????????

EL OTRO NIÑO DE LOS FANTASMAS

Recién hace pocas semanas tuve oportunidad de ver por primera vez aquella nueva joya del cine de animación llamada ParaNorman, sobre un niño que puede ver fantasmas y sufre por ello las burlas de sus compañeros de colegio y el recelo de su pueblo –después de todo, ellos sólo ven a un niño hablando con la nada-, pero que acaba involucrado en acontecimientos que liberan a un grupo de zombis y la maldición de una bruja ejecutada en el pueblo siglos atrás. Más allá de la bella animación, los coloridos y creativamente diseñados personajes y el muy buen humor del que hace gala, esta película se atreve a ser por momentos realmente aterradora y dolorosamente trágica –una revelación hacia la mitad del film sobre la verdadera naturaleza de lo ocurrido hace cientos de años en el pueblo golpea como un martillo-, sin limitarse a tomar la ambientación “de terror” como otro blanco de bromas. Esta es una película que da algo de crédito a su público, para variar. Si aún no la ha visto, sea o no Día del Niño, hágase un favor y consígala, esta es, en mi opinión, una de las mejores películas del año y de lo que va de la década.

010

EL NIÑO Y TONY STARK

Este año pudimos añadir un nombre más a la lista de niños “sidekick” en el cine a quienes no queremos hacer desaparecer, con el personaje de Harley interpretado por Ty Simpkins en Iron Man 3. ¿Quién hubiera pensado que un niño iba a tener tan buena química con el Tony Stark de Robert Downey Jr.? Todas las alarmas que se dispararon en mi cabeza cuando Harley apareció por primera vez fueron apagándose rápidamente gracias al buen hacer del joven actor y al fantástico trabajo de Shane Black en el guión y la dirección.