Disney no planea hacer ninguna película de animación tradicional en los próximos años


Emmanuel Báez Marzo 6, 2013 0 Lectura de 3 minutes

walt-disney-animation-studios-logo

Desde que el cine de animación 3D comenzó a tomar las riendas de la industria de las compañías de producción animada y las taquillas en los últimos cinco años, muchos se preguntaban si el futuro de la animación tradicional estaba en peligro. A pesar de quedar al costado, Disney siguió respondiendo con buenas producciones animadas como La Princesa y el Sapo y Winnie The Pooh, pero la realidad es que al parecer los números detrás de estas películas no están animando a los ejecutivos a seguir invirtiendo en trabajos tradicionales.

El Presidente de Walt Disney, Bob Iger, confirmó en una reciente conferencia que ninguno de los sellos de Disney, Disney Animation, Pixar y Disney Toons, realizarán películas de animación tradicional en los próximos años. Esto no significa que no vuelvan a este terreno, pero según la agenda actual de los sellos -que abarca aproximadamente los siguientes 4 años- no hay ninguna película de este estilo en el horizonte.

Disney estrenó en el 2009 The Princess and the Frog, que fue un gran éxito taquillero pero solamente fuera de USA, y la producción no acabó sin varios inconvenientes durante su desarrollo. En el 2011 estrenaron el último trabajo tradicional, Winnie The Pooh, que cayó fuerte en la taquilla y fue un fracaso, lo cual realmente es una pena ya que es una de las mejores películas infantiles que vi en muchísimo tiempo, y realmente se merecía una mejor respuesta por parte del público.

Pero la animación digital y el 3D es lo que más atrae a la nueva generación y los números confirman que no habría nada diferente en el mercado. Con Pixar gobernando la taquilla y otros estudios como Dreamworks Animation o Blue Sky siguiéndole los pasos, es casi imposible imaginar que la animación tradicional vuelva a conseguir su primer lugar que tuvo durante tantas décadas. En Disney intentaron remontar esto reestrenando clásicos animados en 3D, como El Rey León y La Bella y la Bestia, pero sus planes incluían varios títulos más como La Sirenita, que fueron abandonados ya que ni con el 3D agregado el público respondía positivamente.

Posiblemente cortometrajes brillantes como Paperman mantendrán despierta la técnica en los años venideros, pero sería una lástima que solo queden relegados a trabajos de corta duración o estudios independientes. De cualquier manera, dudo mucho que alguna vez desaparezcan completamente de la industria más comercial gracias a las nuevas tecnologías de medios que permiten que conozcamos más talentos nuevos cada día.

Vía SlashFilm