‘Ant-Man’, un gran logro para un pequeño héroe


Emmanuel Báez Julio 18, 2015 0 Lectura de 4 minutes

antman reseña dest

Aunque la tendencia parece ser comparar a Ant-Man con Guardians of the Galaxy por presentar una propuesta bien diferente a las demás películas de Marvel, me hizo pensar más en Thor: The Dark World, un título sobre el cual no se habla tanto como se debería. De todas las del estudio desde Iron Man, Dark World presentó la acción más ingeniosa y entretenida con una premisa muy bien aprovechada de viajes entre portales. Ant-Man lo supera aprovechando al máximo la premisa del superhéroe que puede volverse miniatura a voluntad, introduciendo así un mundo realmente divertido.

Y creo que es la primera vez que la palabra “diversión” se ajusta a la perfección a una película de Marvel, aunque por lo general todas las películas del sello son ligeras, fáciles de digerir, y no pretenden caer en ninguna exploración existencial acerca de la vida de superhéroes más allá de alguno que otro interesante comentario político que sirva para extrapolar las historias con la realidad. Ant-Man es una película bastante divertida, con un humor sincero muy jovial, un guion sencillo -a veces demasiado-, y una estructura de acción impresionante.

La historia sigue a Scott Lang, un ladrón que se hizo conocido tras atacar a una corporación, por lo cual pasa varios años en prisión. Al salir, intenta recobrar su vida y recuperar así la custodia de su hija pequeña, que sigue creyendo que él es un gran héroe. Sin embargo, la vida le presenta una oportunidad cuando es reclutado por Hank Pym, un científico que le proveerá de un traje especial que le permitirá ser tamaño hormiga y tener fuerza sobrehumana al mismo tiempo, con el objetivo de detener a un antiguo discípulo que creo un traje similar con propósitos nefastos.

No seguiré escribiendo sin hablar de Paul Rudd, que lleva adelante gran parte de la historia con el carisma que lo caracteriza en todas las comedias que protagoniza, y así también consigue convencer como héroe a través de la redención. En uno de esos casos donde es difícil imaginar a alguien más en el rol, Rudd trae a bordo su energía cómica, y aunque prácticamente no se le ve el rostro en las secuencias de acción, se lo siente bien físico y capaz como el hombre bajo el traje.

Igualmente el resto del elenco aporta lo suyo de maneras muy creativas y bien diferentes. Michael Douglas es el mentor, el Ant-Man original, mientras que Evangeline Lily es suficiente como Hope, su hija, y entre ambos la química es palpable, lo que lleva a que esa relación entre padre e hija sea sentida como intentan hacerlo. Corey Stoll es un antagonista competente, y como Yellowjacket, es un villano de diseño admirable, y aunque todos los personajes secundarios son bien simples, sin ninguna profundidad, los actores hacen lo suyo y cada uno resulta memorable.

Claro que es Michael Peña el que casi se roba cada escena en la que sale. Ya hizo comedia antes, pero su personaje acá es ridículamente hilarante, interpretando a uno de los compinches de Lang de su vida como ladrón.

El guion de Ant-Man es bastante lineal, si bien la primera media hora puede ser lenta, mientras explican lo más rápido posible este nuevo universo Marvel desconocido para la mayoría, al mismo tiempo que intentan que tenga coherencia con relación a los demás títulos, sin perder la personalidad propia que van desarrollando con una energía fresca. La segunda hora se pone mucho más divertida, con una buena mezcla entre humor y acción, con las indicaciones del director Peyton Reed bien evidentes.

Aún así, se nota la esencia del Ant-Man que durante mucho tiempo fue de Edgar Wright, y se le fue arrebatado por las siempre infames “diferencias creativas”. Pero es una película bien rápida, donde resalta un innegablemente aprovechamiento de la premisa y juegan con ello de muchas formas muy satisfactorias, ofreciendo gags únicos y momentos de acción novedosos. La trama peca de simplona varias veces, y los giros carecen del factor sorpresa a menos que no estén prestando atención, pero casi todo lo demás compensa para que este nuevo superhéroe se gane su lugar merecidamente.