‘The Interview’, puro Seth Rogen y James Franco, sin escándalos


Emmanuel Báez Diciembre 26, 2014 0 Lectura de 4 minutes

 the interview reseña

***Esta reseña contiene spoilers***

El cine de Seth RogenJames Franco casi siempre fue uno bastante específico, diseñado para que quienes vean sus películas, las disfruten un poco más de lo normal si acompañan con las hierbas adecuadas. Y eso no tiene nada de malo, aunque los cínicos y los snobs quieran seguir criticando este tipo de humor, pero con The Interview la apuesta es diferente, ya que se meten en un terreno poco transitado hasta ahora, el de la sátira, aunque al final, realmente no hay mucho para escandalizarse.

La comedia ya levantó algunas banderas desde que comenzó a realizarse, y teniendo en cuenta la situación política global actual, ya merecían aplausos por atreverse a hacer una producción donde es evidente en todo momento que no tienen interés en represalias. Pero la película ni es tan controversial como se especulaba, y si están acostumbrados al trabajo de dirección de Rogen y Evan Goldberg, que ya firmaron juntos la genial This Is The End, ya saben exactamente qué esperar.

En cambio, todo el foco de The Interview es burlarse de una forma vulgar del personaje de Kim Jong-Un, interpretado magistralmente por Randall Park, tanto en su faceta de fiestero reprimido como de dictador inflexible. Si realmente querían hablar de polémicas, podrían haber criticado sin parar al gobierno norcoreano, pero todo se reduce a una pequeña tienda de comidas falsas que solo está como punto de giro de la trama, y no como parte de la crítica. Y por supuesto, no tiene nada de malo.

La historia sigue a un productor de un programa de farándula y el conductor del mismo, quienes desean cambiar de rumbo para ser tomados en serio. Tras conseguir el éxito haciendo entrevistas a celebridades, tienen la oportunidad de subir de nivel a entrevistas más importantes cuando se revela que el líder de Corea del Norte admira el show que ambos realizan, y desea concederles la oportunidad de entrevistarlo para el programa. De ahí para adelante es como que se leyeron los mitos del dictador en internet, y fueron escribiendo bromas al respecto.

Y es bastante divertido ver cómo se burlan de Kim. Reprimido, amante de las margaritas y Katy Perry. Juega al basquetbol, está rodeado de mujeres, y se entretiene con tanques como si fuera un niño grande. Además, como no podría faltar, aprovechándose de algunos mitos mediáticos, hay algo de humor sexual y otro poco de humor escatológico. La única secuencia digna de aparecer en titulares debería ser la brillante entrevista que realizan a Eminem, donde este anuncia que es gay.

Lo irónico de todo esto es que la película es lanzada (a medias, pero lanzada, al fin y al cabo) poco después de que se hayan desclasificado documentos importantes que revelan las acciones inhumanas que oficiales de la CIA, que por lo general es la agencia que siempre se encarga de encargar misiones para salvar al mundo en esta clase de películas. Me encantaría ver una película sobre eso, y mejor aún si es una comedia satírica firmada por Seth Rogen, James Franco, y Evan Goldberg.

Al final, The Interview es bastante entretenida, sin realmente caer en lo peligroso en ningún momento. No es Borat ni mucho menos The Great Dictator, pero cumple con lo que promete al principio y eso no es más que mostrar a estos comediantes haciendo lo que mejor les sale. Me gusta Rogen, y me gusta Franco, y aunque toda esta crisis ensombrezca el éxito de la película, merecen un empujón para que sigan haciendo lo suyo. Definitivamente me hubiese gustado algo realmente punzante, y también escuchar “Obama” más de una sola vez, pero lo que hay es más que suficiente.

Los mejores chistes ya estaban en los trailers, y lo demás está a la altura de lo que ya hicieron anteriormente. Como dije, el género de comedia al cual ellos apuntan tiene un nicho muy específico, y hay que saber cómo disfrutarlo. Hay buenísimos momentos en la película, y mucho se debe a Park entregándose a su papel, aunque ver a Rogen meterse un pequeño misil en el trasero no es para menos, y Franco es realmente el peor entrevistador, en el mejor sentido posible.